Minicuento ferroviario

El tejedor de sueños se marchó en el tren de la tarde pero dejó armada una red grande con hilos de colores para que la gente elevara cometas y viajara con ellas a la primera estación del recorrido. Él, había llegado en el tren de la mañana antes de existir la carretera y la estación era lo único que mantenía a los negocios y a las fritangueras. 

Ya ido el tejedor quién sabe si llegará otro. No conocimos más que a uno. Por eso la pasamos con el oído pegado a la carrilera. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s