Querido Nicanor

No se si ella existe,
Pero a cada rato se cruza en mi camino por calles rotas
y se pone a hurgar en mi corazón
para extraer una medicina que permite seguir amando

No se si ella vive conmigo,
pero ayer me planchaba la camisa y después de un beso
me aturdió con una bofetada por el lado izquierdo
que me sacó de mi zona de confort

Deber ser ella, la misma que después del canto
del gallo tempranero le torció el pescuezo
pero no para matarlo pues sabía que al día siguiente
volvería a cantar sin remedio

Después de todo a ella la necesito
para cultivar un verso cuya única consonancia
es la que rescata a las células de perecer
bajo el insomnio de todo lo aprendido

Eso, Nicanor

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s