Bala perdida

Hay una bala perdida en Norteamérica
todos saben cuál es entre las que han destripado y mutilado
las cosechas de distintas generaciones
y saben de donde viene
y cuando la ven pasar se dan golpes de pecho
pero la dejan seguir incontrolable por su vuelo errático

Hay una bala perdida en Norteamérica
y con ella se han abierto los tres huecos de las páginas de historia
para archivarlas pulcramente en la biblioteca del Congreso
Quizás por ese servicio
la dejan continuar y así en las noches estrelladas
contribuya con su estela a una lluvia de meteoritos
mientras que cada 4 de Julio, en algunos estados
se le rinde homenaje bajo los fuegos artificiales

Ninguno la disparó con nombre propio
aunque podría llevar el de cualquiera de los que iban a pie
o a caballo cuando se firmó aquello de Appomattox
pues hubo salvas tanto de victoria
como de rabia

Pero pudo venir de otros tiempos
con la forma del proyectil, tosco y lento
que llegó en la colonia para traer carne del monte
y sacar poco a poco del mapa a todos los Americanos originales
y parece que algún tiro terminó alojado en el libro de la constitución

Quizás de tanto volar en un país tan grande
fue ganando velocidad y eficacia hasta el punto
de talar un bosque entero como podría ver Manassas
Quizás ya con ningún barrilete se pudo contener su ímpetu
y entonces la bala comenzó a volar sola
con sus alas mágicas de papel recortadas de la constitución

Hay una bala perdida volando en Norteamérica
en busca del blanco perfecto
que en su vuelo errático ha dado más en los negros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s