El portaaviones del museo

Avion_viejo

 

Esta fue tu casa, marino, este pedazo de hierro.
Sus aviones de combate, duermen como patos viejos
con las alas plegadas en oración al cielo
por los que fueron vencidos y los vencedores que son ellos.

Los niños se sientan con sus ojitos puestos
en la mirilla gigante de un cañón antiaéreo;
y a lo largo de este barco que ha visto tanto fuego,
la guerra para turistas se vende como un juego.

Medio siglo ha pasado y entonces eran negros
los que ponían a disparar, y después al trapero.
Este fue tu casa, marino, este pedazo de hierro,
orgullo de una nación donde los blancos y morenos

comparten una historia que todavía sigue ardiendo,
por los intensos calores en el Oeste y en el Centro,
y porque el color de Dios aún sigue en el tintero.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s