Trenes

Hay trenes viejos y nuevos 
y si pasan, ¿por qué no vienes? 
Puede ser en los tradicionales 
de la una o de las siete, 
que riegan campanillas 
cuando se detienen. 

O puede ser en el que vuela 
como en un cuento de Einstein, 
o en el de la noche urbana, 
intemporal y permanente. 
De cualquier modo: si pasan, 
¿por qué no vienes? 

Alguna emoción estará 
esperando en los andenes, 
y se pueden contar las estaciones 
aunque la última no se siente, 
como si fueran dos: 
la del pasado y el presente. 

En fin, siempre hay 
algún tren que nos pertenece. 
El mío estaba en Tobia 
con su estación, agreste. 
Pero se lo llevó otro tren
que no volvió y dejó los rieles. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s