Ojos de poeta

Las rocas hablan, guardan respuestas
y saben mucho sin mostrarnos nada,
pero en una me encontré tu mirada
por cierta planta que llevaba a cuestas.

Ella me miró con ojos de poeta,
los mismos de Susana la africana
y entonces no me quedé con la gana
de saber por qué era tan coqueta.

Sin embargo, pasando por divina
ocultaba su talante de invasora
como toda experta trepadora

de irresistible gracia femenina.
En fin, con su mirada seductora,
la misma que tienes, bella señora.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s