Cuento ferroviario

(A mi primera maestra, Rosa Adelia)

Mi primera maestra en la escuela campesina 
cerca del ferrocarril, nos daba lecciones de las cartillas 
que llegaron en tren. Era una mujer de aguja y dedal  
que sabía cómo hacerle carrileras a la vida. 
Y aunque el humo del tren de la escuelita 
se diluyó con las infancias del siglo pasado, 
mi maestra dejó a más de un trencito circulando, 
por los rieles que tienen buen uso 
porque tuvieron buen trazado. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s