Piedra corazón

Rogando a las piedras que me prestaran sus silencios
para hacer unas sandalias y caminar alma adentro
por fin encontré una en las cercanías del Rio Negro
y comencé a preguntarle sobre el origen del universo.

La piedra, tan fría y callada como son las de mi pueblo
nada me respondía y yo estaba presintiendo
que me tacharían de loco si me estuvieran viendo
pero la soledad ayuda a sacarse un sentimiento.

Por lo tanto le insistí quién sabe cuánto tiempo
pidiendo a la piedrita que me soltara sus recuerdos.
Fueron noches y días sin contarme sus misterios
y con tanta reticencia más me estaba atrayendo.

Cansado de preguntarle también guardé silencio
y viendo que la piedra me despertaba un sentimiento
le hice caricias de a poco sin esperar nada en concreto
hasta que de pronto su voz sonó como un secreto,

y todo lo que ella dijo aquí lo voy resumiendo:
que las piedras son duras pero registran el eco
que dio origen al mundo desde la boca del Verbo
cuando por vez primera se pronunció un Te Quiero.

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s