Flor canina

En el empedrado de una plaza
está descansando un perro
echado como si estuviera
dominando el universo

Es como una flor peluda
que brota del pétreo suelo
los lunes por la mañana
bajo un sol libre, tempranero

Pero no es una flor cualquiera
aunque pudiera parecerlo,
no tiene aromas ni tersuras
y al morir, dicen, se va al cielo

Lleva instalado un reloj
que la regresa siempre al reino
animal pues le timbra la nariz
para un Angelus de hueso

Entonces le salen cuatro patas
a la flor de hace un momento
y se va a escarbar la tierra
por la savia de alimento

En el empedrado de la plaza
sin notarse, quedará un hueco
tibio y de aroma canino
de una flor que tenía pelo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s