La Enramada

Después de madrugada la miel 
se despereza en las calderas gracias 
al fuego, como dijo un poeta, 
y el aire matutino se endulza 
para salir a besar por los caminos 

Pero son brazos de otro siglo
los que sacan la dulzura
en un parto arduo de trapiches y de pailas
del que nace una lava ancestral,
alivio de gargantas resecas
desde el alma

Ellos saben que ya llega su ocaso
y si no llegan más brazos al oficio,
estarán las chumaceras oxidadas
y estallará un volcán de silencio
para sellar con cenizas de olvido
las viejas enramadas y las pailas

Por eso, muy sabios hoy nos dejan 
el fruto maduro de su alquimia 
espíritu dulce en torre de cristal, 
que gota a gota lleva de vuelta 
a los días vaporosos de enramada 
en que la vida era un batir 
y combatir por la existencia. 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s