Solita

Soledad, tranquila sobre las piedras
pintas de blanco las paredes para borrar
lo que no es de tu esencia

Entre balcones coloniales flotan voces de otros siglos
revueltas con humos de tabaco
y sudor de caballo

Mientras tú sigues jugando canicas
con el tiempo, yo sigo caminando
y al alejarme siento que cuentas mis pasos

Soledad, tan sencillo como María
llevas un nombre con el cual
es muy difícil no sentirse enamorado.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s