Huellas férreas

Me encontré con dos caballos al tiempo
parados en el mismo camino;
el uno, obediente a su destino
ensillado, masticaba el freno

al pie de un árbol, esperando al dueño.
El otro, amarrado en el olvido
era un fantasma pero un buen equino
que sabía de memoria su sendero

y condujo la historia a lo más alto.
Seguí andando. Al volver se habían ido
el caballo y su dueño conocido.

El otro, muerto parecía y un salto
me dio el corazón pues aunque frío
en sus rieles, para mí está dormido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s